¿Ahora qué hago?

Cuando finaliza el curso académico son muchos los universitarios que se plantean cual es la mejor forma de pasar el verano: fiestas en Ibiza, quedarse en la ciudad y disfrutar de las tardes de piscina y terraza o ir al pueblo de los abuelos a reencontrarse con primos, primas, tíos, abuelos, cuñados, y demás familia

Otras oportunidades, sin embargo, están a la vuelta de la esquina. Una opción que cada verano que pasa cuenta con más adeptos entre los jóvenes españoles es la realización de un voluntariado en América o en otros países o zonas del mundo.

Así, durante unos meses o un periodo más largo, podemos dedicar nuestro tiempo a los demás al mismo tiempo que aprendemos, convivimos, descubrimos nuevos parajes y culturas y aportamos nuestro granito de arena para mejorar las condiciones de vida de diferentes poblaciones en ámbitos muy distintos, como educación, sanidad, actividades lúdicas, idiomas u otros,

Al finalizar el tiempo que hemos dedicado a los demás volveremos con la sensación de haber trabajado en algo positivo y con una buena sensación que probablemente nos lleve a repetir este tipo de dedicación más adelante en el futuro.

Esta entrada fue publicada en Solidaridad, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>