En busca de nuevas experiencias

Hoy en día, vivimos en un mundo donde las horas parece que pasen más rápido de lo normal. Nuestra vida se sintetiza en carreras, prisas, agobio, estrés y miles de tareas y cosas pendientes que vamos anotando en una lista: la compra, las actividades de los niños, la casa…nuestra meta parece ser «sobrevivir» a ese duro día…

Sin embargo, son muchos los que darían lo que fuera por vivir como lo hacemos nosotros. Ahí fuera hay gente que necesita de nuestra ayuda…que no tienen medios para poder funcionar y trabajar, pues viven en la máxima pobreza…

Cada vez son más los que se plantean hacer un parón en sus ajetreadas vidas para realizar viajes solidarios que les aporten eso que echan de menos en su vida diaria.

El voluntariado permite precisamente eso, la sensibilización con la realidad, la visión de un mundo más humano y menos globalizado y consumista. De hecho, son muchos los voluntarios que, tras la vuelta de su estancia en un país, afirman que son esas gentes los que les han recordado valores como la superación, el compartir y ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio. Sin duda, valores que, en un mundo globalizado, se pierden de vez en cuando….

 

Esta entrada fue publicada en Solidaridad, Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*